¿En qué te pareces a la directora de Facebook?

Tal vez te extrañe el título de ésta entrada si no eres economista, si tampoco eres una de las 50 mujeres más poderosas del mundo de los negocios, ni una de las personas más influyentes del mundo, pero Sheryl Sandberg y tú, tienen más en común de lo que crees.

Sheryl Sandberg

El año pasado en un aeropuerto me crucé con que Sheryl Sandberg, la Chief Operating Officer (COO) de Facebook, estaba en la portada de la revista TIME. Eso no fue lo que me llamó la atención, ya que desde hace años la red social y su C-Suite son referentes en el mundo de los negocios y pocos son los medios que no los cubren; actualmente Facebook tiene casi 2 mil trescientos millones de usuarios en todo el mundo y (83 millones de usuarios tan sólo en México) y xxxxxxx empresas están en ella, convirtiéndola en algo cotidiano de nuestras vidas a pesar de escándalos como lo sucedido con Cambridge Analytica.


Pero bueno, regresando al tema, lo interesante de ver la portada fue que la foto no defendía a Facebook de alguna situación difícil, ni que tampoco resaltaba el desempeño de la cotización de sus acciones en la Bolsa de Valores, sino que se trataba de una foto en blanco y negro que decía: “Let’s talk about grief”, que podemos traducir al español como “Hablemos sobre duelo”.


El equipo editorial logró su cometido y tuve que tomar la revista y comprarla. Yo era un lector fácil, ya que Pal Care ya había empezado a “respirar” en aquel entonces o estaba por hacerlo, pero estoy seguro de que más de uno se habrá acercado por curiosidad, porque lo que menos esperábamos es que la poderosa y famosa ejecutiva tuviera una nueva misión: ayudar a aquellas personas que estaban viviendo un duelo y en una situación difícil.


Sheryl Sandberg perdió a Dave Goldberg, su esposo de 47 años (que en ese entonces era CEO de SurveyMonkey), en el 2015 de manera completamente inesperada. Estaban de viaje en México, en Punta Mita para ser exactos, con el motivo de celebrar que uno de sus amigos cumplía 50 años y todo cambió cuando Dave murió al hacer ejercicio.


Desde fuera mucha gente pensará que la vida de Sheryl sigue siendo perfecta y que con el tiempo su duelo sanaría, sus dos hijos, el trabajo perfecto, pero no por eso es menos humana. Un mes después de enviudar, escribió en su perfil de Facebook:


“I think when tragedy occurs, it presents a choice. You can give in to the void, the emptiness that fills your heart, your lungs, constricts your ability to think or even breathe. Or you can try to find meaning. These past 30 days, I have spent many of my moments lost in that void.”


Podemos traducir sus palabras de la siguiente manera:


“Cuando una tragedia sucede, viene con una elección. Podemos ceder al vacío, a lo que nos falta y que llena nuestro corazón, nuestros pulmones y no nos deja pensar, no nos deja ni respirar. La alternativa es tratar de encontrar un significado. Estos últimos 30 días, he pasado muchos de mis momentos en ese vacío”.


Precisamente por eso titula el libro como “Option B”, porque nuestra primera opción ya no está, lo cual nos deja con el Plan B como alternativa. Tal vez tengamos todo planeado, pero de repente la vida puede dar un cambio y eso que queríamos y creíamos, la Opción A, deja de ser una alternativa, dejándonos solamente con “la otra opción”.


Sandberg aprovechó su posición para cambiar las políticas de días libres (con goce de sueldo) cuando alguien sufre la pérdida de un ser querido cercano, pero no se quedó ahí. Se dio a la tarea de escribir un libro con Adam Grant, autor de "Originals" / "Originales" que pudiera ser el motor para generar consciencia de lo que una persona en duelo vive, de lo importante que es la resiliencia y de cómo podemos cambiar la vida de otros.


Resiliencia es “la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas.“ Escribiremos más de ésta cualidad en un futuro ;-), pero es interesante rescatar lo que dice el libro, la resiliencia es como un músculo que podemos trabajar mediante nuestra confianza y autoestima, mediante nuestras decisiones y siendo compasivos con nosotros mismos.


Además, creó una organización sin fines de lucro y centra el libro en el hecho de que lo único que podemos dar por seguro es que vamos a morir y que muy probablemente, alguien a quien queremos muera antes que nosotros. Sin embargo, la gente en duelo suele ser tratada como alguien que está viviendo algo que no es natural, algo excepcional y quienes la rodean puede llegar a evitarlos, a dejar de invitarlos o considerarlos o simplemente a guardar silencio o cambiar de tema cuando se acercan. No es mala voluntad, sino que una persona promedio no está acostumbrada a la muerte, a la pérdida ni a lo que las rodea.


A menudo una persona en duelo es aislada, cuando lo que más necesita es estar acompañada, es sentir que pertenece a un grupo.


Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, llegó a decir que la gente quería acercarse a Sheryl, pero no sabían cómo hacerlo. ¿Recuerdas nuestra entrada hablando del tema?


A veces no sabemos qué decir o cómo actuar, pensamos que podemos lastimar a la persona o como se dice en México: “rascarle a la herida”, cuando no pensamos que son “heridas” que continuamente están abriendo y cerrándose con recuerdos y con momentos de todos los días, porque tras la pérdida, no somos mejores ni peores, pero muy probablemente si seamos distintos.


A veces quien sufre una pérdida siente culpa de disfrutar o de hacer algo que lo divierta o hace sentir bien, pero vale la pena ser menos severos con nosotros mismos, darnos tiempo y en la medida de lo posible, permitirnos reclamar la felicidad en nuestros vidas.


¿Te ha pasado algo así? Puede que haya muchas cosas distintas, pero si alguna vez has vivido algo así, te pareces más a la directora de Facebook de lo que pensabas.


Compártenos tu historia y tus comentarios.


Entradas destacadas