Las flores se preparan, ¿y tú?

Las flores antes de ser recogidas deben estar en su mejor estado, con la mayor gracia y belleza que se pueda. ¿Habrá algo que podamos aprender de ellas antes de morir?


Pensaba en ésta comparación hace unos días, con todo lo que hay por hacer para lograr que se hable de la muerte sin miedo y para que cada vez menos gente deje temas pendientes o preocupaciones a sus seres queridos.

Por supuesto que se trata de una situación hipotética, pero si una flor supiera que va a ser recogida mañana, ¿se pondría triste o bajaría su brillo? Me atrevo a decir que esa flor que sabe que dejará el campo haría todo lo contrario, se prepararía para lucir brillante y plena y además, se aseguraría de haber dejado un polen que le permita seguir en el campo, aunque de un modo distinto.


Con éste miedo que nos frena para hablar de temas difíciles como pueden ser la muerte o una enfermedad, ya sea grave o terminal, o bien, con esa mentalidad de “a mí no me va a pasar” o “mejor hacemos como que no pasa nada”, no nos damos cuenta de las consecuencias que puede haber. Nos paralizamos y dejamos decisiones a nuestros seres queridos que pueden generarles culpas, no decimos los “te quiero” o “lo siento” que deberíamos y les causamos angustia y tristeza, mucha más que la que causa por sí misma una pérdida; tampoco tenemos la previsión de hacer un testamento ni de comunicar nuestros deseos y decisiones.


¿Tú podrías morir mañana con la tranquilidad de no dejar temas pendientes, preocupaciones o angustias para la gente que más quieres?


Si necesitas mayor información sobre cómo tomar la mejor decisión de acuerdo a tu vida y a tu situación, puedes encontrar recursos y herramientas dando click aquí.

Entradas destacadas